22/11/2014 – Es por eso que los necesito.

Sin título

J.M.J

7 de Noviembre de 2014

¡Querida Familia de María!

“Queridos hijos…  soy una madre que os entiende. He vivido vuestras vidas, vuestros sufrimientos y alegrías. Vosotros, los que estais viviendo en el dolor, entendeis mi dolor y sufrimiento por aquellos hijos que no permiten que la luz de mi Hijo les ilumine; esos hijos que viven en la oscuridad…” 2 de noviembre, 2014.          

Nuestra Madre es como uno de nosotros. Ella ha vivido todas las etapas de la vida, todos los desafios, alegrías y tristezas de la existencia humana. Ella no es distinta a nuestra condición. De hecho  su ausencia de pecado y su plenitud le han permitido sentir profundamente todos los sufrimientos y dolores, las alegrías y triunfos de la vida. Meditar la vida de María, a traves de los misterios del Rosario, es muy fructífero para nosotros, porque podemos entrar en contacto con la vida de la Virgen, y sacar fuerzas de su fe, confianza, coraje, esperanza y amor.

El mayor dolor de Nuestra Madre es la pérdida de las almas. Ella considera a cada persona como a un hijo. Su corazón se rompe con el sufrimiento que siente cada hijo. Y, siente un gran dolor por cada alma que se rebela o se desespera ante el Señor.  Ella conoce la verdad, sabe que esta vida no tiene la última palabra. Ella ve las posibilidades que tienen aquellas personas que han elegido vivir  separadas de Dios.

Casi todos los días recibo llamadas de madres que piden oraciones por sus hijos que han dejado la fe. Dos sacerdotes (P. Jacobson y P. LaFleur)  en la misa en inglés de esta semana compartieron que miembros de su propia familia se han alejado de la Iglesia y de Dios. Parece una epidemia.

El fruto de Medjugorje, episodio 137, P. Andrew Grace de Australia dio su testimonio. Es una historia asombrosa. El P. Grace llevaba años alejado de la fe, viviendo una vida mundana. Pero Dios no se dio por vencido. Con el tiempo el P. Grace recibió dfiversas llamadas del Señor hasta que finalmente cedió.  Él comparte con tristeza que desde que se ha convertido en sacerdote, 13 de sus amigos han muerto por culpa de una vida peligrosa. Esto es lo que le rompe el corazón de Nuestra Madre.  Este es el dolor que lleva consigo todos los días. Este es el dolor de tantos padres.  Así que muchas familias están luchando por intentar salvar estas almas perdidas.

Pero no todo está perdido. Nuestra Madre continúa:

“… Por esto te necesito – vosotros que habéis sido iluminados por la luz y habéis comprendido la verdad.  Te estoy llamando a adorar a mi Hijo para que tu alma pueda crecer y alcanzar la verdadera espiritualidad. Es entonces cuando vosotros, mis apóstoles podréis ser capaces de ayudarme.  Ayudar significa orar por aquellos que no han llegado a conocer el amor de mi Hijo…”

Nuestra Madre nos necesita. Nosotros, los que compartimos su dolor por la pérdida de su Hijo podemos ayudarla. ¿Cómo? Adorando a Jesús. Dedicando tiempo ante el Santísimo Sacramento sencillamente y simplemente orando con el corazón.

Nunca he oído esta llamada tan clara. Necesitamos  ser  personas que adoren a Jesús. Adorándole, preparamos la conversión de aquellos  que están en el camino equivocado. Si ofrecemos a Jesús nuestra atención total en adoración y alabanza, Él hará algo maravilloso a través de nosotros.

Así de sencillo. Así de posible. Con nuestros corazones rotos podemos acercanos al Señor y permitirle que actúe a través de nosotros para salvar a aquellos que están perdidos. Podemos ser como el pastor que busca la oveja perdida, o la mujer que busca la moneda. Podemos dirigirnos a Jesús y orar siempre por nuestros hijos, familiares, por nuestro país, por nuestro mundo.

“Es por eso que te necesito” ¡María nos necesita!

En Jesus, Maria y José!

Cathy Nolan

©Mary TV 2014

Fuente: http://www.marytv.tv/daily-reflection-s/1475-11-07-14-that-is-why-i-need-you

 Traducción del inglés a cargo del equipo de www.virgendemedjugorje.org