3/12/2014 – Jelena Vasilij explica la visión celestial de la Navidad

Jelena VasiliJelena, una de las dos muchachas privilegiadas por la Virgen con el don de locución interior, explica un hecho extraordinario que le sucedió en 1984: el nacimiento de Jesús.

Cuenta que días antes de Navidad en el cine de Citluk hacían una película, entre otras, sobre el nacimiento de Jesús. La película empezaba a las siete de la tarde. “Marijana y yo cada tarde íbamos a misa y después nos quedábamos en la iglesia para hacer oración y para rezar el rosario. Yo tenía muchas ganes de ir al cine pero mi padre me recordó la promesa que le había hecho a la Virgen de ir cada tarde a misa y por lo tanto, no podía ir al cine. Me quedé muy triste pero entonces se me apareció la Virgen y me dijo ‘no estés triste. En Navidad yo te enseñaré cómo nació Jesús’ y fue así como el día de Navidad y tal y como me había prometido la Virgen tuve la visión del nacimiento de Jesús.”

“Al principio vi un ángel que enseguida desapareció y todo se volvió oscuro. Poco a poco, la oscuridad se transformó en un cielo estrellado y en el horizonte vi a alguien que se acercaba. Era san José con un bastón en la mano que caminaba y al fondo un conjunto de casitas iluminadas. A un lado y encima de una mula vi a la Virgen que parecía muy triste. Le dijo a José que estaba muy cansada y que quería probar si alguien les daba hospitalidad para esa noche. José le dijo: ‘Ahí están las casas. Llamaremos allí’.

Llegaron a la primera casa y José llamó a la puerta, uno abrió pero al ver a José y a María les cerró rápidamente la puerta. Esta escena se repite varias veces e incluso en algún caso se cierran las luces del interior de las casas cuando ven acercarse a María y a José para así impedir que llamen a la puerta.  Los dos están muy tistes sobre todo san José, que está confundido y turbado por estas actitudes de rechazo. María aunque también está triste le da coraje y le dice ‘quédate en paz, José. El día de gloria ha llegado. Ahora quiero rezar contigo porque hay mucha gente que no deja nacer a Jesús’.

Después de haber rezado María le dice a José: ‘José mira allá abajo hay un viejo establo. Seguro que allí no duerme nadie. Estará seguramente abandonado’, y van allí. Dentro hay un mulo. Meten también el suyo delante del comedero. José recoge un poco de leña para hacer fuego. Mete un poco de paja pero el fuego se apaga rápidamente porque la leña y la paja están muy húmedas. María mientras intenta calentarse al lado de los mulos. Enseguida viene la segunda escena. El establo hasta ahora poco iluminado, de golpe se ilumina como si fuera de día. Al lado de María está el niño Jesús, recién nacido, que mueve las manitas y los piececitos. Tiene una cara dulcísima y parece que sonríe. El cielo, mientras, se llena de estrellas luminosas. Encima del establo veo a dos ángeles que  tienen algo en la mano  muy grande como si fuera una bandera donde se lee “te glorificamos  oh señor” y encima de estos dos ángeles hay una hilera más de ángeles que cantan y glorifican a Dios.

Un poco más lejos del establo hay un grupo de pastores que custodian sus rebaños. Están cansados y algunos ya duermen. De repente, un ángel se acerca a ellos y les dice ‘pastores, escuchad la buena nueva; Dios ha nacido en medio de vosotros! Lo encontraréis en el pesebre del establo. Esto que os digo es cierto’.

Los pastores rápidamente van hacia el establo y se encuentran a Jesús, y se arrodillan y le ofrecen sus  regalos humildes. María les da las gracias con dulzura y les dice ‘os doy gracias por todo pero ahora os pido que recemos juntos porque muchos no quieren acoger a Jesús nacido’.

Después de esto y delante de mis ojos desaparece esta escena y aparece una tercera. Veo en Jerusalén a los Reyes Magos que piden por Jesús pero nadie les sabe decir donde está.   Hasta que ven la estrella que les lleva a Belén. Conmocionados y extasiados los magos miran a Jesús niño, se inclinan para adorarlo y le ofrecen bienes preciosos. María les da las gracias y les dice ‘Ahora quiero rezar con vosotros porque hay muchos hombres que no quieren adorar a Jesús’.”

Fuente: http://www.lasacrafamiglia.it/jelena-vasilj-racconta-la-celeste-visione-della-nativita/

 Traducción del italiano a cargo del equipo de www.virgendemedjugorje.org