9/03/2017 – Matizaciones sobre las declaraciones del obispo de Mostar

Lo siguiente puede ayudar a entender la confusión que se creó por un reciente artículo escrito por el Obispo de Mostar-Duvno y publicado en su página web diocesana, el 26 de febrero de 2017, tratando de poner fin a los acontecimientos que tienen lugar en su diócesis, ¡al mismo tiempo que el Papa está mandando a un enviado a su diócesis para cuidar esos eventos!

Mientras el obispo de Varsovia-Praga (Polonia) se prepara para ir a Medjugorje como enviado especial del Papa, los medios católicos están propagando los ataques del obispo de Mostar contra la autenticidad de las apariciones de la Virgen en ese lugar, aunque la Congregación de la Doctrina de la Fe (CDF) había aclarado en una directiva oficial del 26 de mayo de 1998 (Pr 54 / 81-06419) que la opinión negativa del Obispo Peric “debe considerarse como la convicción personal del Obispo de Mostar, que tiene derecho a expresarse como Obispo del lugar, pero que es y sigue siendo su opinión personal “. Durante 19 años los medios de comunicación católicos han ignorado esta directiva. Cuando “Our Sunday Visitor” publicó esta aclaración de la CDF en su edición de enero/febrero de 2000 del “The Catholic Answer”, se suprimió la frase “pero que es y sigue siendo su opinión personal”.

El 9 de octubre de 1998, cinco meses después del anuncio de la CDF, el Obispo de Mostar, Mons. Ratko Peric, declaró ante testigos que nunca había conocido ni hablado con ninguno de los videntes y que no creía en ninguna aparición de Nuestra Señora, nombrando específicamente a Fátima y Lourdes. “Creo en lo que se me obliga a creer -esto es el dogma de la Inmaculada Concepción que se emitió cuatro años antes de las presuntas apariciones de Bernadette” (testificado en una declaración jurada ante el Padre John Chisholm y el General de División Liam Prendergast; las observaciones del obispo también fueron publicadas en el periódico europeo “The Universe” el 1 de febrero de 2001). Aunque los medios católicos en América difundirían ampliamente las declaraciones del Obispo Peric el 15 de junio de 2006,  la demanda de obediencia y para poner fin a las declaraciones sobre  los acontecimientos de Medjugorje se dio poca importancia a la reprimenda del 15 de julio de 2006 que recibió del Cardenal Pulic, Presidente de su Conferencia Episcopal  (“Medjugorje y la Iglesia”, Ed. Queenship, pp. 183, 184).

El predecesor del obispo Peric, el obispo Pavao Zanic, tuvo una actitud similar con respecto a Medjugorje, como se muestra en la entrevista publicada con Gabriel Meyer (“National Catholic Register”, 1 de abril de 1990): “¿Qué es lo que usted como obispo quiere que ocurra en Medjugorje? ¿Podrían los franciscanos y los feligreses trabajar allí con vosotros? Zanic se echó hacia atrás en su silla: “Simplemente quiero que Medjugorje sea destruido” (Medjugorje y la Iglesia, Queenship, 2007, p.183). El 25 de julio de 1987, el obispo Zanic, con mitra y báculo en el altar de la iglesia de Santiago Apóstol en Medjugorje, condenó a todos aquellos que pretendían que la Virgen María apareciera en Medjugorje “hasta el lugar más bajo del infierno”. (“El esperaba ver a los feligreses rebelarse, pero silenciosamente lo escuchaban con respeto, a pesar del profundo dolor que sentían en sus corazones” (P. René Laurentin, “Siete Años de Apariciones”, la Fundación Riehle, 7, 8).

El Obispo Zanic le había dicho al P. Milán Mikulich, natural de Croacia y editor de “Ortodoxia de la Doctrina Católica”, uno de los primeros sacerdotes que visitó Medjugorje desde América después del informe de las apariciones de junio de 1981, que si el Vaticano no aceptaba la condena de las apariciones  “habrá una guerra en la Iglesia!”. Fr. Mikulich respondió: “Obispo, creo que estás luchando contra Nuestra Señora y no contra los videntes o los franciscanos en Medjugorje”. Él respondió: “Si pierdo habrá una guerra”. (El testimonio del P. Mikulich fue presentado en la Conferencia de Medjugorje de 1991 en Notre Dame). Su sucesor, el Obispo Peric, continúa esta misma guerra. Por ejemplo, cuando la parroquia franciscana de Capljina fue entregada al clero diocesano, se aconsejó al obispo que se tomara varias semanas para ir cambiando gradualmente a los sacerdotes y facilitar el cambio a los feligreses. En lugar de eso, se suprimieron a todos los franciscanos y al personal de la parroquia sustituyéndolos con su clero diocesano el mismo día, avivando las llamas de una situación ya tensa. Como se había advertido de antemano que sucedería, los feligreses se rebelaron dando imagen de desorden en su diócesis que es lo que él quería, lo que mencionaba en diversas ocasiones. (“Medjugorje y la Iglesia, 2007, Queenship, p.187)

Un artículo publicado en la edición del 6 de enero de 1991, de “Slobodna Dalmacija”, que cita al arzobispo Frane Franic, presidente de la Comisión Doctrinal de la Conferencia Episcopal Yugoslava (CEY), no se difundió en el mundo de habla inglesa. El arzobispo Franic informaba sobre una reunión del 27 de noviembre de 1991 del CEY reunida en Zagreb en sesión especial, preliminar a la reunión de Zadar del 10 de abril de 1991: “Los obispos usaban frases ambiguas (en dicha reunión) porque no querían humillar al obispo Pavao Zanic De Mostar, que constantemente afirmaba que Nuestra Señora no aparecía ante los videntes”. Cuando los obispos yugoslavos discutieron la cuestión de Medjugorje, dijeron al obispo Zanic que la Iglesia no estaba dando una decisión final sobre Medjugorje y, en consecuencia, su oposición carecía de fundamento. Al oír esto, el obispo Zanic comenzó a gritar y gritar, y el resto de los obispos entonces dejaron cualquier discusión adicional. “El resultado fue la difusión del comunicado de prensa del obispo Zanic que él mismo envió al servicio de noticias católico italiano que presentó su propia versión de esa reunión: “Los obispos yugoslavos dicen que Medjugorje no es sobrenatural”.

El 29 de marzo de 2010, siete años antes de informar que el Papa estaba mandando un enviado especial a Medjugorje, Rome Reports emitió una iniciativa del Papa Benedicto XVl: “El Vaticano considera la creación de una nueva diócesis para Medjugorje”, declarando: “El proyecto fue propuesto en septiembre de 2009, pero no se llevó a cabo debido a la falta de apoyo del obispo de la zona, Ratko Peric “.

El 6 de septiembre de 2008, recibí una carta del Asesor de la Santa Sede, Monseñor Gabriele Caccia, agradeciéndome el hecho de haber enviado al Santo Padre el DVD “Medjugorje y la Misión de Mary TV”: “Estoy escribiendo a la dirección de Su Santidad el Papa Benedicto XVl para informar la recepción de su carta y regalo.  También le di las gracias por haber escrito la introducción al libro “El último secreto de Fátima” del cardenal Bertone, expresando mi agradecimiento por el hecho de que el cardenal incluyera un capítulo sobre Medjugorje. Me complace asegurarles el agradecimiento de Su Santidad.” El 13 de agosto de 2008, el secretario del Papa San Juan Pablo II, el cardenal Stanislaw Dziwisz, me escribió: “Recibí tu carta del 25 de julio de 2008 con dos DVD’s que contienen los programas de Medjugorje. De hecho el Siervo de Dios estaba muy interesado en Medjugorje, y envió al Cardenal Joseph Ratzinger a conocer la posición teológica “.

El Papa San Juan Pablo II había dicho: “¡Medjugorje es el centro espiritual del mundo!” (Cita de libro: “Por qué es un Santo: la vida y la fe del Papa Juan Pablo II y el caso de la canonización”, Mons. Slawomir Oder, postulador por su Causa de Canonización, Rizzoli, 2010, p.168). El 25 de marzo de 1984, el Papa había dicho: “¡Medjugorje es el cumplimiento y la continuación de Fátima!” El 6 de abril de 1995, el Papa Juan Pablo II declaró públicamente: “Quiero ir a Medjugorje” (Slobodna Dalmacija, 8 de abril de 1995, p.3).

Varios meses antes del viaje del Santo Padre el 22 de junio de 2003 a Banja Luka en Bosnia, Zenit hizo público un informe de la Santa Sede que también deseaba visitar Mostar. Aunque el gobierno había extendido una invitación, los medios de comunicación locales informaron la respuesta del obispo de Mostar de que sería un error para el Papa entrar en su diócesis (como decía a los medios cada vez que el Papa viajaba a Croacia o a Bosnia). Y así el Santo Padre tuvo que contentarse con ese viaje -su último viaje al país- visitando solamente Banja Luka, la capital serbia de Bosnia. Anteriormente había estado dos veces en la capital musulmana, Sarajevo. Nunca pudo ir a Mostar, la capital católica de Bosnia.

La Santísima Madre nos llama a través de sus mensajes a orar por los pastores, no a juzgarlos. Ella triunfará junto a ellos nos dice. “También os advierto: orad por aquellos que mi Hijo ha llamado, les ha bendecido sus manos y os los ha donado. Orad, orad, orad por vuestros pastores. Gracias.” (2 de abril de 2013). ” Por tanto, apóstoles míos, orad por vuestra Iglesia, amadla y haced obras de amor. No importa cuán traicionada y herida, ella está aquí porque proviene del Padre Celestial. Orad por vuestros pastores, para que podáis ver en ellos la grandeza del amor de mi Hijo. Os doy las gracias” (2 de junio de 2016).

Denis Nolan

FUENTE: http://myemail.constantcontact.com en Mary Tv