9/9/2016 – Su padre quiso abortarlo, y después lo abandonó, pero él ha sido un memorable defensor de la vida

Fallece Rafael Lozano, gran promotor de Red Madre y Foro de la Familia en Madrid
 
Su padre quiso abortarlo, y después lo abandonó, pero él ha sido un memorable defensor de la vida
 
Rafa Lozano ha sido un gran cristiano y un gran defensor de la vida y la familia – ha fallecido el 5 de septiembre en Madrid
Su padre quiso abortarlo, y después lo abandonó, pero él ha sido un memorable defensor de la vida
 
Ha fallecido este lunes 5 de septiembre Rafael Lozano, muy conocido en las asociaciones provida y profamilia de España por su actividad incansable y su sólida alegría.
 
Fue director y fundador de la asociación Red Madre (que ha ayudado a más de 40.000 mujeres), coordinador junto a su mujer del Centro de Orientación Familiar Juan Pablo II, de Madrid; uno de los primeros promotores del Foro de la Familia, y entusiasta difusor de Radio María. 
 
Hijo de madre soltera, superviviente del aborto
Cuando tenía que hablar de la defensa de la vida y la familia, a veces recordaba que él mismo era hijo de madre soltera, que había crecido sin conocer a su padre, que él había presionado a su madre intentando que lo abortase y que salvó la vida gracias a un sacerdote.
 
Rafael Lozano explicó a Gonzalo Altozano, en una entrevista en Intereconomía, que su madre “tuvo la suerte de tener cerca un sacerdote que le explicó que ese hijo que esperaba daría sentido a su vida, que no tenía que quedarse en el hoy sino pensar en el mañana”. 
 
Una novia antisistema y pro-aborto
Años después, Rafa conoció a su mujer, Loli, cuando ella vivía sin fe y era una joven antisistema y pro-aborto, “con pegatinas batasunas y un pin de Lenin”. Ella se convertiría al contacto con amigos de Rafa y con la alegría con la que vivían la fe.
 
Con esos mimbres y el poder transformador de Dios se tejería con el tiempo su matrimonio de 22 años, su familia cristiana, enriquecida con sus hijos Carlota, Marta, Elena, Álvaro, Tomás y Jaime, y otros tres que no llegaron a nacer. Recibieron en 2015 el Premio Revista Misión a la Familia.
 
Fe y entereza en el tanatorio
Este martes 6 de septiembre se celebró una misa por su alma en el Tanatorio de la M-30 de Madrid, presidida por el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig Pla, durante muchos años responsable de Familia de la Conferencia Episcopal. Concelebraban diez sacerdotes y llenaban la capilla una multitud de parientes, amigos y compañeros de asociaciones provida y profamilia. También acudieron amigos de los grupos de oración Reina de la Paz de Medjugorie, a los que él estaba muy vinculado. 
 
Explica el sacerdote Álvaro Cárdenas, presente en la misa, que “a muchos de ellos, junto con Lola, su mujer, los había llevado a Medjugorie ayudándoles a encontrarse con el amor de Dios y de la Virgen, y los había acompañando personalmente en su esfuerzo y dificultades por descubrir y vivir el amor, con su testimonio, su escucha y su consejo después”.
 
El padre Cárdenas describe el ambiente en la oración: “El testimonio de serenidad, fe, y fortaleza de su madre, de su mujer, y de sus seis hijos ha sido simplemente impresionante. Se percibía una fe, una unción y una alegría sobrenaturales. Todo el mundo estaba sobrecogido de emoción”.
 
El obispo Reig Pla alabó la belleza de la vida de Rafa: como hijo, como esposo, como padre de seis niños, como defensor de la vida…  Al final de la celebración los jóvenes invitaron a los asistentes a saludar a la Virgen con los cantos que se usan en Medjugorje: con gran fuerza y emoción se cantó “Gospa Maika” (Virgen Madre mía) y “Kralize mira” (Reina de la paz).
 
De la quiebra económica a la riqueza vital
En varias ocasiones Rafa Lozano dio testimonio de cómo su familia se acercó a Dios y creció en compromiso en la defensa de la vida y la familia con más generosidad precisamente a partir de las dificultades económicas. Se hundieron las empresas que tenía en Canarias, que antes habían funcionado muy bien, y descubrió que su gran riqueza era su fe y su familia.
 
“Después de varios años de alejamiento progresivo de la fe, Dios permitió que nos diéramos un tortazo a modo de crisis económica total. Fue necesario que perdiéramos todo lo material para, progresivamente, ir recuperando el sentido de nuestro matrimonio y el significado de ser y hacer familia. De este modo, Él ha ido recobrando el sitio que le corresponde: el centro de nuestras vidas”, explicó a la revista Misión. 
 
Estudiando la ciencia de la familia
“Hicimos el máster en Ciencias del Matrimonio y la Familia del Pontificio Instituto Juan Pablo II en Alcalá de Henares, un regalo que nunca podremos agradecer lo suficiente. Poco a poco, sin darnos cuenta, nos fuimos introduciendo en la pastoral de la tortilla de patata: abrir la puerta de nuestro hogar a otros matrimonios, a parejas de novios, a amigos con dudas… Como habíamos hecho siempre, pero con ese plus formativo que te ayuda a comprender la voluntad de Dios a través de la familia. Más tarde, nos propusieron dirigir el Centro de Orientación Familiar Juan Pablo II, donde atendemos, a modo de hospital de campaña, a personas que viven situaciones complicadas, que normalmente proceden de heridas del pasado y se manifiestan en las relaciones familiares”.
La familia Lozano al recibir el premio Misión en 2015
 
Nunca “vendían” el producto de la familia perfecta, invencible. Al contrario: “Puedes hacer mucho solo con el hecho de mostrar abiertamente cómo vive una familia cristiana, con sus problemas, sus carencias, su mal genio, su debilidad… Reconocerse vulnerable es precisamente la clave del éxito, porque dejas que Cristo intervenga a través de ti”. 
 
Sobre los hijos y la evangelización, decía: “Tenemos claro que no pueden ser unos “niños buenecitos” que se juntan con los majetes de su clase, sino que su misión es ser unos pequeños apóstoles. El Señor cuenta con ellos desde que eran bien pequeños, recordándonos a nosotros cuál es y hasta dónde llega nuestro papel como padres, en el que la parte más complicada es respetar la libertad de cada hijo. ¿No lo hace Dios con nosotros?”
 
Las primeras grandes manifestaciones
Mercedes Coloma, veterana activista pro-familia, describe algunas anécdotas acerca de Rafa Lozano. “Recuerdo el Palacio de Vistalegre, la Puerta del Sol cantidad de veces, la Puerta de Alcalá, con aquella manifestación sobre la educación cuando cantábamos juntos eso de: “La familia palante, Zapatero pa atrás” o “viva la vida alegre y divertida” o “Zapatero fue un error”, terminando casi siempre con nuestro tan querido tema, que ya es un clásico en nuestras manifas, We are the champions, de Queen, que a los dos nos encantaba y se nos saltaban las lágrimas cuando lo cantábamos encima del escenario viendo la multitud de gente. Eso sí, tanto los hijos de Rafa como los míos siempre sentados en primera fila en el escenario con distintas camisetas según la ocasión portando globos y demás”.
 
 
El gobierno socialista de Zapatero implantó una serie de leyes antivida y antifamilia: el divorcio exprés, las primeras leyes de género, la educación para la ciudadanía, el aborto sin causa… y cientos de miles de españoles salieron a la calle, protestando.
 
“En la primera manifa de junio nos hicieron la competencia con el concierto de Carlihnos Brown, y “Rafinha Brown” se puso la peluca para hacer de Carlinhos en la cena-espectáculo que hicimos después del éxito de aquella primera salida a la calle, pues antes salían solo los del “No a la Guerra” y pocos más”, explica, recordando las primeras grandes manifestaciones profamilia de 2005.
 
“También recuerdo cuando un verano me llamó y me dijo que tenía para elegir dos trabajos, uno como gerente del Foro Español de la Familia y otro en temas de publicidad, que era lo suyo y donde seguramente hubiera ganado mucho más. Él me dijo que prefería ganar menos pero tener un trabajo en el que él se sintiera realizado y le satisficiera”.
 
La espiritualidad de Medjugorje
Acudió a Medjugorje en 2006 intrigado por la experiencia de un amigo que estuvo allí y que había pasado de la depresión “en lo más hondo de lo hondo” a una vida de alegría creciente y firme.
 
“Antes de Medjugorje mi vida de fe era la de un cristiano mediocre, de pensar que me lo sabía todo porque tenía una buena base formativa. Creía que era muy buena gente porque hacia mis obras de misericordia, trataba muy bien a las personas, tenía una familia numerosa y me creía un poquito  superman.  Pero al llegar a Medjugorge me di cuenta que no había entendido nada. No se trataba de hacer cosas sino de ser, de reconocerte como hijo de Dios y descubrir esa vocación al amor y lo que significa”.
 
Rafa Lozano, con una camiseta de la Virgen
 
“La Virgen te da allí una serie de herramientas a través de sus mensajes: Te invita a la oración, a vivir la Eucaristía, a leer la Palabra de Dios, a ayunar y al rezo del rosario. Pero esas herramientas no son tu meta sino un medio para llevarte al cielo. La Virgen te quiere llevar a su hijo, a Jesús en la Eucaristía  y eso nos recuerda que lo tenemos aquí, en cada sagrario, mucho más en Madrid que está llenito de iglesias”, explicó en una entrevista.
 
Muchos esperan que se cumpla ahora lo mismo que sucedió con Cristo y que Él ya anunció que pasaría: “cuando el grano de trigo muere, entonces da mucho fruto”.
Fuente: http://testimoniospersonales.blogspot.com.es/