Entrevista al Cardenal Schönborn: “¡Definitivamente quisiera regresar a Medjugorje”!

El Arzobispo de Viena, Cardenal Dr. Christoph Schönborn, O. P. (nacido en 1945) fue Profesor de Teología Dogmática y de Teología del Oriente Cristiano en Friburgo (Suiza). De 1987 a 1992 Secretario General para la redacción del Catecismo de la Iglesia Católica. A partir de 1995 nombrado Arzobispo de Viena y en 1998 nombrado Cardenal y elegido Presidente de la Conferencia Episcopal de Austria. El Cardenal Schönborn es uno de los más destacados expertos actuales de Teología del Oriente Cristiano, y entre otros cargos, miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede. Recientemente estuvo en Medjugorje en visita privada, del 28 de diciembre de 2009 al 2 de enero del 2010. La siguiente entrevista fue publicada por la Agencia alemana Catolic.net. el 8 de enero del presente año.

«Eminencia: ¿Qué le hizo pasar el año nuevo en Medjugorje?»

Schönborn: «Es del todo inusual que un Cardenal vaya como peregrino a Medjugorje. Al inicio no estaba consciente de ello pero luego lo he constatado. Había escuchado que iban muchos Cardenales y Obispos pero, especialmente, de manera muy privada. También mi peregrinación fue del todo personal: una peregrinación de súplica y de agradecimiento a un lugar del cual he visto proceder muchos frutos impresionantes en 28 años. Por lo que para mí era muy importante acudir, personalmente, ahí; que ahora se ha hecho en el mundo, uno de los lugares de peregrinación más célebres. En Viena el primer grupo grande de oración se cosechó entre los Dominicos, precisamente, durante los primeros años de la década de los ’80. Nosotros los Dominicos notábamos que la Iglesia estaba siempre repleta y que esas vigilias de oración permanecían aún durante el verano; que muchos jóvenes asistían y oraban con una constancia impresionante. Cuando fui nombrado Obispo corroboré que muchos de nuestros sacerdotes más jóvenes, también habían sido fuertemente inspirados en Medjugorje; como también el hecho, que el fenómeno, había despertado en ellos un papel particular para ir tras el sacerdocio. Un tercer fenómeno son las conversiones. Fuera de Taizé [Francia], no hay un encuentro que pueda aglutinar tantos jóvenes cada año, como el Festival de Jóvenes de Medjugorje. De todo esto procede, a nivel mundial, la importancia del fenómeno.»

«¿Impresionante: en Medjugorje se da la cultura de la Confesión?»

Schönborn: «Yo mismo he confesado dos horas y media, muchos que desde 20 o 30 años no lo hacían descubrieron allí la Confesión. Este descubrimiento del sacramento de la Penitencia se da a todos los niveles. Cuando todas estas cosas se ponen juntas, surge una pregunta: ¿Qué aspecto puede tener el árbol que produce tales frutos? Es la gramática teológica de las apariciones; claramente la Madre de Dios tiene un enfoque pastoral. Las apariciones son un fenómeno universal. Casi no hay un país que no tenga manifestaciones similares, que no se hayan hecho sentir en el país como fuera de él. Sin prejuzgar un pronunciamiento definitivo de la Iglesia, hago notar, que desde 1981 se han verificado en Medjugorje fenómenos que tienen una fuerte similitud con otras apariciones marianas. La interrogante del porqué el fenómeno continúa tan largo, es otro problema. En ésta región extremadamente pobre, árida, pero caracterizada de una profunda y auténtica religiosidad católica, los niños entraron en contacto con éstas apariciones y la han testimoniado. Esta es una característica fundamental por la que pasan muchas apariciones. También en Lourdes había una jovencita de 14 años y el lugar de acceso era imposible. Probablemente María no aparezca en algún lugar a los Obispos, sin embargo, casi siempre sus mensajes también son dirigidos a los sacerdotes y a los Obispos.»

«¿Qué cosa entiende por “gramática de las apariciones”?»

Schönborn: «Las apariciones tienen su propio lenguaje: son dirigidas a los pequeños, a los insignificantes para el mundo. Los mensajes son siempre simples, no complicados, pero llegan al corazón del Evangelio y del mensaje cristiano. Y de esto se forma un criterio característico: todos los mensajes extraordinarios se intuyen desde el principio. Es impresionante, que, desde el segundo día de las apariciones, ya la palabra “paz” era central y María en Medjugorje, era venerada como “Reina de la Paz”. Diez años más tarde estalló la primera guerra balcánica. El mensaje fundamental era la oración. ¿Y por qué la Madre de Dios no iba poder continuar recordando ése mensaje? Para mí esto pertenece a la “gramática” de la Madre de Dios. También el hecho de llamarnos “hijos míos”, sin distinción entre pequeños y grandes, jóvenes y ancianos.»

«¿Todavía no hay un juicio definitivo por parte de la Iglesia?»

Schönborn: «La posición oficial de la Conferencia de los Obispos Yugoslavos de 1991 —que fue acogida al menos dos veces por la Congregación para la Doctrina de la Fe—, representa para mí un perfil guía ideal; y es correcto atenerse a ella. A cerca de éstos fenómenos el Magisterio de la Iglesia no se ha expresado en forma definitiva: “No se ha encontrado que los fenómenos sean sobrenaturales”. La elección de ésta fórmula [de la Conferencia] deja abierta la posibilidad de que sean sobrenaturales. La Iglesia está procediendo con conciencia prudente para no impedir los frutos, pero también para orientar frente a los posibles engaños que son posibles.»

«¿La Iglesia deberá emitir un veredicto definitivo una vez que los fenómenos concluyan?»

Schönborn: Hay muchos lugares de apariciones marianas donde por mucho tiempo no hubo juicio alguno de la Iglesia, a pesar de que las peregrinaciones se llevaban a cabo. De donde es importante la segunda y tercera frase de la Declaración de 1991. Que quiere decir: que no son posibles las peregrinaciones “oficiales” a Medjugorje. Pero al mismo tiempo se subraya, sin embargo: que se le debe ofrecer a los innumerables peregrinos la debida atención pastoral; que incluye el servicio de las confesiones. Porque Medjugorje se ha hecho uno de los lugares de la confesión, más grandes del mundo. Como Obispo diocesano veo en esto mi responsabilidad concreta, hacia las personas que en Medjugorje buscan y reciben impulso espiritual. Medjugorje ha desarrollado una dinámica propia que tiene indudablemente, como impulso inicial, los mensajes de la Madre de Dios que son recibidos por los jóvenes. Pero al mismo tiempo éste fenómeno desempeña un papel subordinado. ¿Qué hacen los miles de peregrinos que van hoy a Medjugorje? ¡Oran!, rezan cada día el rosario completo y participan de la Adoración eucarística. En Medjugorje no hay atracciones turísticas, sin embargo, los peregrinos pasan horas en oración. Hacen el esfuerzo de subir el Monte de la Cruz recitando el Vía Crucis y suben la Colina de las Apariciones rezando el rosario. Después la gente tiene una nostalgia increíble de regresar; como en Lourdes. Esto sólo me lo puedo explicar por medio de la cercanía de la Madre de Dios que tanto bien hace a la gente. Hay algo de placentero, que trae ayuda, fuerza. Confieso: ¡Definitivamente quisiera regresar a Medjugorje! Conozco muchas personas que se sienten así. La Madre de Dios es la mejor guía para llegar a su Hijo.

«Independientemente del reconocimiento de las apariciones, ¿en realidad Medjugorje es un lugar de gracias?»

Schönborn: «Para dudar que fluyen ríos de gracia en Medjugorje debemos estar ciegos. Para mí, indudablemente, esta es una evidencia que la Iglesia no puede ignorar. Es muy claro que allí actúa la gracia en plenitud. Y en relación a las inquietudes sobre el aspecto carismático, las locuciones, las palabras, quiero reflexionar que durante años Santa Faustina, casi todos los días, tuvo apariciones de Jesús. Lo que fue cuidadosamente estudiado por Roma. Inicialmente de manera muy crítica. Pero luego los exámenes sucesivos demostraron —sin lugar a dudas—, la solidez de las apariciones. En tema de locuciones y visiones la Iglesia siempre ha sido muy prudente, y es correcto que sea así. Lo más importante es que los frutos no se obstaculicen. Personalmente estoy impresionado del gran número de obras sociales que han nacido bajo el impulso de Medjugorje: por ejemplo la Comunidad Cenáculo que tiene un éxito sorprendente con los tóxicos dependientes que encuentran la curación en una enérgica vida cristiana. Medjugorje se ha hecho para la Comunidad Cenáculo un trampolín de lanzamiento, porque de éste lugar el mensaje de esperanza, se ha difundido para todo el mundo. Un segundo ejemplo es la Aldea de la Madre fundada por el Padre Slavko que inicialmente era para las mujeres víctimas de violación y de la guerra terrible.»

«Usted ha citado los frutos buenos —las conversiones, vocaciones, confesiones— y que los mensajes no están en contradicción con el Evangelio y con la Doctrina. ¿Qué puede aún examinar la Iglesia?»

Schönborn: « Es un elemento importante además, la credibilidad personal de los testigos. Un signo de los tiempos puede ser también, que aquí los videntes están casados y tengan familia. Creo que debemos analizar Medjugorje a la luz del Concilio Vaticano II: El famoso “Census Fidelium”, que no busca tanto lo extraordinario, sino el fortalecimiento de la fe en la vida diaria. En Medjugorje, siempre el mensaje se relaciona con la vida normal cristiana de todos los días. ¿Qué se aprende de la Madre de Dios? ¡La fe en el diario vivir! Para mí Medjugorje es una escuela normal de vida cristiana.»

«¿Usted hace una distinción entre el impulso inicial y los eventos sucesivos? ¿Por qué?»

Schönborn: «El impulso inicial ha puesto en movimiento el acontecimiento. El hecho que continúan los mensajes, seguramente, también desempeña un papel importante para los peregrinos que permanecen en contacto con Medjugorje. Sin el impulso inicial no existiría Medjugorje. No quiero especular sobre el reconocimiento. Para mí, como Obispo, es importante que en los mensajes no haya algo que contradiga la fe: que María se manifieste en este momento como “Reina de la Paz” es su firma. Lo mismo sobre el acento sobre la conversión, porque con el prójimo se logra la paz, cuando primero hay paz con Dios.»

«Muchas personas han cambiado su vida por medio de Medjugorje. ¿Hay algo distinto que le gustaría hacer después de esta visita?»

Schönborn: «Si fuera así no lo diría. Sin embargo, una cosa he comprendido por medio de los años de mi vinculación con Lourdes: concretamente, que debemos dejarnos guiar mucho más de la Virgen. ¿Cómo llega María al corazón de los hombres? Vivimos en un país donde el número de quienes han salido de la Iglesia, constituye el segundo “grupo religioso” más grande. Muchas de estas personas, sin embargo, tienen nostalgia de Dios. Fijémonos en lo que le ocurre a las personas cuando van a Lourdes y a Medjugorje: Ahí las heridas se sanan y el corazón se abre. ¿Cómo logra María esto en nuestro tiempo? Para mí se ha hecho siempre más evidente que debemos inspirarnos de la pastoral de María. Los mensajes contienen pocos llamados morales, pero si los corazones se dejan tocar por María y se dirigen a Dios, luego las cosas se resuelven. Entonces el “sí” a la vida nace de una convicción interior. Un corazón convertido a Dios encuentra también el camino correcto a las cuestiones morales.»

« ¿Su viaje se realizó en acuerdo con la Santa Sede? ¿Referirá a la Santa Sede sus impresiones obtenidas?»

Schönborn: «He hecho ésta peregrinación por motivos totalmente personales. Yo no oculto a mis co-hermanos mi actitud hacia Medjugorje que ahora se ha profundizado. He hablado sobre ello con muchos Obispos y continuaré haciéndolo. También esto es parte de la opinión y del juicio de la Iglesia. Para muchos peregrinos que fueron a Medjugorje para el día de San Silvestre [31 de diciembre] era ya una consolación que también allí estaba presente un Cardenal.»

Fuente: www.kath.net