Entrevista a Carlos García: la Comunidad del Cenáculo quiere abrir casa en España: oración contra la droga

En las 56 casas fundadas por la Hermana Elvira, ex drogadictos ayudan a chicos enganchados; la oración y el trabajo los “limpia”.

Carlos García, sacerdote de la diócesis de Madrid, de 41 años, nunca pensó que dedicaría buena parte de su ministerio a combatir la droga y ayudar a los drogadictos. “Me parecía que no era para mí, muy difícil… hasta que conocí la Comunidad del Cenáculo”, nos explica.

- ¿Como conoció la Comunidad del Cenáculo?

- Providencialmente. Durante 15 años he ido a Lourdes cada año, a ayudar en diversas tareas. Pasando una temporada de 120 días, conocí a un ex drogadicto italiano de Turín, llamado David. Me contó su testimonio de cómo en el Cenáculo dejó la droga. Hoy está felizmente casado y tiene dos hijos. Pinta iconos, los vende, le encargan vía crucis, rosarios… aprendió a pintar iconos en el Cenáculo.

- ¿Cómo son las casas de la Comunidad del Cenáculo?

- En 17 años, de 56 casas que tiene la comunidad, he estado en 12 o 14, las que Sor Elvira ha fundado en Italia y en Francia. Suelen ser granjas, terrenos amplios donde los chicos pueden trabajar en talleres, en trabajos físicas.

Las casas pueden variar según los países, pero el estilo de vida es el mismo. Oración, trabajo y revisión de vida. A las 6 de la mañana se levantan a rezar una parte del rosario ante el Santísimo. Sor Elvira no abre una casa si no hay Santísimo. Después de comer, se reza la segunda parte del rosario. Y la tercera, al caer la tarde. Con el rosario se lee el evangelio y se comenta. Y antes de ir a dormir, se reza la Corona de la Misericordia.

Pero lo más importante es que hay adoración perpetua 24 horas al día. Siempre hay dos chicos (o chicas, si es una casa femenina) ante el Sagrario de cada comunidad. Creo que eso, la adoración, es el gran acierto de Sor Elvira, una mujer muy sencilla, que tuvo que dejar los estudios, era la menor de 9 hermanos.

- ¿Que se encuentra un chico drogadicto cuando llega a una casa del Cenáculo?

-Entra y ve chicos como él, pero los mira a los ojos y entonces ve una luz que él no tiene. Así me lo dijo un chico al entrar: “Veo que la mirada de estos chicos de aquí es distinta a las miradas que veía en la calle, me cuesta creer que hayan estado en la droga”.

Nada más llegar, le ponen un “ángel de la guarda”, un chico que ha estado en la droga. Será su sombra, no le dejará ir solo ni al lavabo ni a dormir. Estará con él en los momentos de mono y desesperación y no le dejará drogarse. Y no puede engañarlo, porque ya se sabe todos los trucos del drogadicto. Este “ángel” lo tendrá pegado entre 2 y 4 semanas, según responda el novato.

- ¿Qué impide al novato irse a casa?

- Sólo el cariño y la verdad de la comunidad. Puede irse cuando quiera. Pero no, engañar. Cuando yo empecé a combatir la droga, los mismos chicos me decían “nunca des dinero a un drogadicto; cómprale comida, pero no le des dinero. Y suena duro decirlo, pero si tu hijo está enganchado, has de echarlo de casa. ¿Es duro, verdad? Si lo echas, quizá morirá en las calles. Pero si no lo echas morirá igual y arruinará a la familia, material y emocionalmente. La droga destruye a todos los que le rodean. Una madre me decía que si le daban un papel para firmar la muerte de su hijo la firmaría, cansada de luchar.

- El Cenáculo ayuda a los chicos, pero ¿cómo ayudan los padres al Cenáculo?

- En Italia hay grupos de padres que se apoyan unos a otros, y envían a sus hijos o a otros chicos a la Comunidad. Se encuentran semanalmente, estos encuentros se llaman “coloquios”.

El Cenáculo no cobra ninguna tarifa por acoger ni mantener a los chicos. Vive de la Providencia, acepta comida, ropa, pero no dinero. Los padres y amigos de la comunidad ayudan. Algunos, por ejemplo, prestan grúas para la construcción, por ejemplo, o regalan los materiales: cemento, etc..

- ¿Qué significa el trabajo en esta comunidad?

- “Servir es reinar” dice Sor Elvira. Mediante el trabajo me dignifico, sirvo a los demás y me desarrollo yo. Me dignifica cualquier trabajo, desde limpiar lavabos o poner la mesa hasta trabajos mayores que llegan ampliamente a la sociedad.

- ¿Se fuma en las casas del Cenáculo?

- No. El joven que entra sabe que debe rechazar tabaco y alcohol e incluso vino. ¡El vino de misa está bajo llave!

- ¿Y una vez desenganchados de la droga?

- El proceso puede durar de 3 a 6 años, depende de su fortaleza como persona y si comprende el método. Entonces recibe la bendición de Sor Elvira para volver a la vida de trabajo. Los amigos de la comunidad le ayudarán en el mundo exterior. Hay un seguimiento para ayudarles a incorporarse a la sociedad. Se les ayuda a buscar trabajo. Si quieren, pueden mantener encuentros con la comunidad. Algunos, ya felizmente casados, no tienen más trato con la Casa que el agradecimiento.

- ¿Es eficaz este sistema para desengancharse?

- Es eficaz en un 90% para los que acaban el proceso, no para todos los que entran. Acaban el proceso un 70-90% de los que empiezan.

- Parece una fórmula probada y eficaz. ¿Qué hace falta para abrir una casa de la Comunidad del Cenáculo en España?

- Un matrimonio catalán, tras una peregrinación a Medjugorje (donde hay una casa del Cenáculo) vio que podía ofrecer una casa rural para la comunidad. El párroco de Sant Joan Baptista de Mira-sol (Sant Cugat) desde agosto tiene un grupo de oración pidiendo a Dios que la Comunidad venga a España. Tiene el apoyo de todo un grupo de amigos.

En este caso, necesitamos presentarle el proyecto al obispo de Terrassa, José Ángel Sáiz Meneses, porque ha de dar permiso para implantar la comunidad y poner un Sagrario. Sin Sagrario, no se hace. Vendría entonces un grupo de chavales italianos, con algún español. En la casa madre de Saluzzo hay un chico español que lleva años rezando para que haya casas en España.

Estos jóvenes tienen necesidad de testimoniar, dan testimonio a otros chicos de que Cristo les ha dado la vida; el lema de la comunidad es “de las tinieblas a la luz”. No hay vida sin cruz, sin sacrificio, sin entrega, sin renuncia a uno para dar vida a los demás.

Para contactar en España con los Amigos de la Comunidad del Cenáculo, escribid a amigosdelacomunidad@gmail.com o llamar al 696 923 044. Si una persona tiene un serio problema de droga y está interesada en conocer las Casas del Cenáculo puede llamar al P. Carlos: tel. 607 08 88 19

El Padre Carlos García y los Amigos de la Comunidad presentaron su proyecto el lunes 28 en la parroquia de Mira-sol.

Más sobre la Comunidad del Cenáculo: dejar la droga sin terapia ni sustitutivos

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id-noticia=6252