19/12/2014 – En Medjugorje sucede algo grande. Entrevista con Andrei Ajdic

  1. titolo-piccoloUsted es un artista esloveno y me interesa sobre todo saber cómo conoció Medjugorje

Había oído hablar de Medjugorje ya a principios del 1981, cuando se apareció la Virgen. En aquel tiempo los eslovenos hicieron muchos recuerdos de Medjugorge y yo como artista tenía estos objetos entre las manos. Este fue mi primer contacto con Medjugorje. El segundo contacto, fue justo al ir a Medjurgorje. Este viaje fue posible gracias a un apreciado amigo mío, Salvo Nemanin que era juez instructor en Celje y en 1996 me llevó a Medjugorje.  Cuando llegué a Medjugorje la primera impresión fue maravillosa porque todo iba a un ritmo veloz y había mucho comercio. Luego visité otros santuarios como Lourdes y Fátima y me di cuenta que pasaba lo mismo. Pero además en Medjugorje he tenido una paz especial, esa paz de Dios que se encuentra en pleno silencio. En conclusión,  puedo decir que en Medjuroge sucede algo espectacular.

2. Usted hizo una bellísima escultura  del Jesucristo Resucitado que ha alzado en  Medjugorje. ¿Qué me cuenta de esta escultura?

Hablando de mi escultura querría decir, lo primero,  que no soy un cristiano en el sentido clásico. Por eso como artista no me he quedado en el ámbito clásico de la contemplación de la cruz, a diferencia de esos artistas que tienen delante siempre una imagen tradicional, clásica, de Jesús en la cruz y en la resurrección. Hasta el momento los artistas siempre  han hecho una cruz según este estilo tradicional y hay una cantidad increíble de este tipo de cruces. Mi escultura del Jesús Resucitado muestra algo nuevo y se diferencia completamente de las otras. He intentado abandonar el ámbito de la contemplación clásica, tradicional. Mi Jesús está elevado y simboliza al mismo tiempo el Jesús en la cruz que se quedó en la tierra, y la resurrección porque se soporta sin cruz. En esa parte de la cruz que está encima de la tierra se puede ver la huella  del cuerpo. El cuerpo mismo está alzado. En esto consiste la grandeza porque en esta representación se muestran dos misterios diferentes. Esta obra es la primera tentativa de un artista  escultor que exprime al máximo esa representación. Hasta ahora ha habido muchos pintores que han representado estos misterios de manera separada en sus cuadros y hasta ahora ninguno había hecho una escultura de la resurrección.

3.- ¿Cuándo empezó a trabajar en esta escultura?

Hice el diseño de esta cruz en 1990. La escultura tal como la veis hoy fue realizada en el 1991. Hice una exposición de mis esculturas en Alemania y la escultura del Cristo Resucitado fue comprada por la Iglesia de Bonn y otras ciudades alemanas. Todos han admirado esta escultura. En aquel momento tenía una exposición de más de 40 esculturas diversas,  pero los visitantes se paraban sobre todo delante de la escultura de Jesús Resucitado. Algo les impactaba especialmente porque se paraban delante de la escultura y meditaban durante mucho rato. Así fue como mi escultura adquirió muy rápidamente un gran  interés y llegó a oídos de las autoridades eclesiásticas.  Cuando en 1996 el papa Juan Pablo II vino a Eslovenia, la Iglesia eslovena quiso que se fabricara esta cruz en plata para poderla ofrecer al Papa como recuerdo de su visita. En ese periodo, Rode, nuestro actual obispo de Laibac, era ministro de Cultura en Roma. Cuando se convirtió en obispo de Lubiana, nos encontramos y me dijo que todo el mundo en el Vaticano  estaba entusiasmado con el modo en que se había escenificado Jesús Resucitado, porque esa escultura tenía algo especial.

4.- ¿Cómo llegó a Medjugorje su escultura de Jesús Resucitado?

En 1996 cuando visité por primera vez Medjugorje con mi amigo Slavo Nemanic, llevé conmigo la escultura para enseñarla a los sacerdotes. Entonces  el párroco era el padre Ivan Landeka y el provincial era el padre Tomislav Pervan. Cuando vieron la escultura se quedaron realmente maravillados y dijeron que querían tenerla en Medjugorje.

Este proyecto costó cerca de 300 mil euros y fue financiado por un esloveno y un hebreo que vivía en Genf. Entonces estuve muy contento porque esta escultura iba a estar en un lugar a donde llegan peregrinos de todo el mundo.

La escultura de Jesús Resucitado en Medjugorje se destina en el lugar donde se encuentra, Detrás de Jesús se ve un gran pedazo de cielo y esto también ha sido deseo mío cuando fue puesta en pie para que la cruz adquiriese mayor significado. Hoy la escultura tiene una gran importancia para los minusválidos y para las personas que tienen movilidad reducida y que no pueden hacer el  Viacrucis en el monte Krizevac.

5.- Pero  ¿cómo ha llegado a esta nueva tendencia en esta escultura?

He llegado de una manera casual. Mientras modelaba con la arcilla, tenía en la mano el cuerpo de Mestrovic, de golpe la cruz  me cayó en la arcilla y me asusté. Saqué rápidamente el cuerpo fuera de la arcilla. Me di cuenta de repente de que la figura de Jesús había quedado imprimida en la arcilla.  Ese momento ha sido decisivo para darme cuenta de que debía diseñar algo parecido y he trabajado en ello. Ha sido pues un hecho casual y fortuito y al mismo tiempo una gran señal que me ha dejado un significado impresionante.

Estoy muy contento de haber visto esta señal y de haber podido expresarla. Cosas parecidas ya les han pasado a otros artistas solo me pregunto cuántos de ellos se han dado cuenta.

6.- ¿Cómo juzga como artista esta escultura?

La cruz que yace en la tierra no se ve y para mí el significado de la cruz es mucho más grande. Si se eleva la cruz sin el cuerpo se ve solo una huella de la figura de Jesús en la cruz porque Jesús subió al cielo.  Por eso,  la escultura se llama Jesús Resucitado   porque la nueva vida pertenece al cielo.  En la cruz solo queda la traza de Jesus crucificado y este momento es el que yo destaco y que entusiasma a todos los que ven esta escultura.  En el Vaticano muchos se han quedado impresionados por esta representación del momento de la resurrección. Jesús se ha ido pero ha dejado una huella en la tierra. Todos sabemos que Cristo ha sido un hombre y ha tenido cuerpo humano. Se puede observar la huella impresa en esta cruz  y por tanto se puede claramente imaginar a Jesús.

7.- Sabe que desde hace unos años brota agua de su escultura, ¿Qué piensa sobre esto?

Cuando oí que salía agua de la escultura me quedé muy sorprendido. Seguramente se trata de algún fenómeno físico. Yo mismo he levantado la cruz para ver qué pasaba. No quería especular y luego otros científicos han investigado. Solo puedo decir una cosa: durante el transporte de esta escultura se desmontó en 4 partes.  La cruz      que está en el suelo está formada por dos partes y también el cuerpo. Cuando alcé las partes inferiores, la fijé en el suelo con  clavos gruesos de acero desde las piernas hasta una profundidad de 2-3 metros y rellené toda la escultura de hormigón. También até la escultura a un pararrayos central de manera que si caía un rayo la escultura no se fundiera por exceso de calor. Alzamos la cruz en 1998.

8.- ¿Qué piensa cuando ve que su escultura está en Medjugorje donde tantos peregrinos rezan delante de esta cruz?

Pienso que he creado algo grande porque con esta escultura he cambiado el modo tradicional con el que la Iglesia miraba la cruz  y la resurrección. Cuando he puesto la cruz en Medjugorje yo mismo entendí muchas coas,  Mientras aún estaba alzando la cruz, cada día venía un hombre africano  y nos observaba. Pero esto no ha sido lo que más me ha impresionado sino que cuando casi habíamos acabado  el montaje de la escultura, han venido 3 mujeres que se han arrodillado y han empezado a rezar. Eran tres mujeres indias de Canadá y esta escena me ha conmovido.  Venían de otro continente y de otra religión pero han rezado delante de la cruz porque en esta cruz han percibido algo grande. Recuerdo también otro hecho interesante. Después de la inauguración solemne y bendición de la cruz en Semana Santa de 1998 vino una señora del pueblo y me dio un huevo y me dijo “gracias por habernos traído esta cruz”.  Para mí esto ha significado más que cualquier otra cosa que haya podido pasar y  que se haya difundido en los medios de comunicación. Para mí, este gesto de esta señora ha sido más importante porque sé que viene del corazón. Esta es la recompensa por algo que he hecho y que tiene un significado más grande que el dinero que se gana o se gasta.

Fuente: http://medjugorje.altervista.org/doc/testimonianze//043-grande.php

 Traducción del italiano a cargo del equipo de www.virgendemedjugorje.org