Mensajes

Consultar mensajes anteriores (1981 - 2016)

Consultar mensajes extraordinarios

Mensajes de la Virgen

Mensaje del 25 de noviembre de 2021

“¡Queridos hijos! Estoy con vosotros en este tiempo de misericordia y os invito a todos a ser portadores de paz y de amor en este mundo en el que Dios, hijos míos, a través de mí, os invita a ser oración y amor, y expresión del paraíso aquí en la tierra. Hijos míos, que vuestros corazones se llenen de gozo y de fe en Dios, para que tengáis plena confianza en su santa voluntad. Por eso estoy con vosotros, porque Él, el Altísimo, me envía entre vosotros para alentaros a la esperanza y así seáis constructores de paz en este mundo sin paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de octubre de 2021

“¡Queridos hijos! Volved a la oración porque quien reza no tiene miedo del futuro; quien ora está abierto a la vida y respeta la vida de los demás; el que ora, hijos míos, siente la libertad de los hijos de Dios y con alegría de corazón sirve para el bien de su hermano. Porque Dios es amor y libertad, por lo tanto, hijos míos, cuando quieran ataros con cadenas y utilizaros, eso no es de Dios porque Dios ama y da su paz a toda criatura; y por eso me ha enviado a vosotros para ayudaros a crecer en santidad. Gracias por haber respondido a mi llamada”

Mensaje del 25 de septiembre de 2021

“¡Queridos hijos! Orad, testificad y regocijaos conmigo porque el Altísimo me sigue enviando para guiaros por el camino de la santidad. Sabed, hijos míos, que la vida es corta y que la eternidad os espera para darle gloria a Dios con vuestro ser, junto con todos los santos. Hijos míos, no os preocupéis por las cosas terrenales, anhelad el Cielo. El cielo será vuestra meta y la alegría comenzará a reinar en vuestros corazones. Estoy con vosotros y os bendigo a todos con mi bendición maternal. Gracias por haber respondido mi llamada”

Mensaje del 25 de agosto de 2021

“Queridos hijos, con alegría hijitos, invito a todos los que han respondido a mi llamada: sed alegría y paz. Testimoniad con vuestras vidas el cielo que os traigo. Es hora, hijos míos, de que seáis un reflejo de mi amor para todos aquellos que no aman y cuyos corazones han sido conquistados por el odio. No lo olvidéis: yo estoy con vosotros e intercedo por todos ante mi Hijo Jesús para que os dé su paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!

Mensaje del 25 de julio de 2021

“¡Queridos hijos! Os invito a ser oración para todos los que no oran. Hijos míos, testimoniad con vuestra vida la alegría de ser míos, y Dios escuchará vuestras oraciones y os dará la paz en este mundo inquieto, donde el orgullo y el egoísmo reinan. Hijos míos, sed generosos y sed el amor de mi amor, para que los paganos sientan que vosotros sois míos y se conviertan a mi Corazón Inmaculado. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de junio de 2021 – 40º Aniversario de la Reina de la Paz

“Queridos hijos: mi Corazón está alegre porque a lo largo de estos años veo vuestro amor y vuestra apertura a mi llamada. Hoy os llamo a todos: orad conmigo por la paz y la libertad, porque Satanás es fuerte y quiere, con sus engaños, alejar de mi Corazón maternal a cuantos corazones sea posible. Por eso, decidíos por Dios para que estéis bien en la tierra que Dios os ha dado. Gracias por haber respondido a mi llamada”

Mensaje del 24 de junio de 2021 a Iván – 40º Aniversario de la Reina de la Paz

“Queridos hijos: me siento feliz, mi corazón está gozoso. También hoy deseo invitaros a que seáis mi signo viviente, signo de mi presencia. También hoy quiero invitaros a que viváis mis mensajes. Sabed, hijos míos, que yo, vuestra Madre, estoy siempre cerca de vosotros, también en los momentos más difíciles. Intercedo por todos vosotros ante Mi Hijo. Gracias, queridos hijos, por haber respondido también hoy a mi llamada”

Mensaje del 25 de junio de 2021 a Ivanka – 40º Aniversario de la Reina de la Paz

La vidente Ivanka Ivankovic-Elez ha tenido su aparición anual el 25 de junio.

En su última aparición diaria el 7 de mayo de 1985, Nuestra Señora le confió a Ivanka el 10º secreto y le dijo que tendría una aparición una vez al año en el aniversario de las apariciones. Así ha ocurrido también este año.

Ivanka tuvo la aparición en su casa, y estuvo presente solo su familia. La aparición duró 5 minutos (18:41 – 18:46 horas). Después de la aparición, la vidente dijo: “La Virgen dio el siguiente mensaje:

“Hijos míos, necesito vuestras oraciones. Orad, orad, orad”

Mensaje del 25 de mayo de 2021

“Queridos hijos, os miro y os invito: regresad a Dios porque Él es amor y por amor me ha enviado con el fin de guiaros en el camino de la conversión. Dejad el pecado y el mal, decidíos por la santidad y la alegría reinará; y vosotros seréis mis manos extendidas en este mundo extraviado. Deseo que seáis oración y esperanza para aquellos que no han conocido al Dios del amor. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de abril de 2021

“¡Queridos hijos! Hoy os invito a dar testimonio de vuestra fe como los colores son testimonio de la primavera; que ésta sea una fe de esperanza y valentía. Hijos míos, que vuestra fe no vacile ante ninguna situación, ni siquiera en este tiempo de prueba. Id valientemente con Cristo Resucitado hacia el Cielo, que es vuestra meta. Os acompaño por este camino de santidad y os pongo a todos en mi Corazón Inmaculado. ¡Gracias por haber respondido mi llamada! “

Mensaje del 25 de marzo de 2021

“Queridos hijos, también hoy estoy con vosotros para deciros: hijos míos, quien reza no le tiene miedo al futuro y no pierde la esperanza. Vosotros habéis sido elegidos para llevar alegría y paz, porque sois míos. He venido aquí con el nombre de Reina de la Paz, porque el diablo quiere la aflicción y la guerra; quiere llenar vuestro corazón con el miedo al futuro; y el futuro es de Dios. Por eso, sed humildes y orad, y dejad todo en manos del Altísimo que os ha creado. ¡Gracias, queridos hijos, por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje anual del 18 de marzo de 2021 a Mirjana

“¡Queridos hijos! Os invito maternalmente a volver a la alegría y a la verdad del Evangelio; a regresar al amor de mi Hijo, porque Él os espera con los brazos abiertos; a que todo lo que hagáis en la vida, lo hagáis con mi Hijo, con amor, para que seáis bendecidos; a que vuestra espiritualidad sea interior y no solo exterior. Solo así seréis humildes, generosos, llenos de amor y alegres. Y mi Corazón maternal se regocijará con vosotros. Os doy las gracias”

Mensaje del 25 de febrero de 2021

“¡Queridos hijos! También hoy Dios me ha permitido estar con vosotros para invitaros a la oración y al ayuno. Vivid este tiempo de gracia y sed testigos de esperanza porque, os repito, hijos míos: con la oración y el ayuno incluso las guerras pueden ser suprimidas. Hijos míos, creed y vivid en la fe, y con la fe este tiempo de gracia; mi Inmaculado Corazón no os abandona a ninguno de vosotros en el desasosiego si recurre a mí. Intercedo por vosotros ante el Altísimo y oro por la paz en vuestros corazones y por la esperanza en el futuro. ¡Gracias por haber respondido mi llamada”

Mensaje del 25 de enero de 2021

“Queridos hijos, en este tiempo os invito a la oración, al ayuno y a la renuncia, para que seáis más fuertes en la fe. Este es el tiempo del despertar y del renacer. Así como la naturaleza se da, también vosotros, hijos míos, pensad en todo lo que habéis recibido; sed portadores alegres de la paz y del amor para que estéis bien en la tierra. Anhelad el cielo, porque en el cielo no hay tristeza ni odio. Por eso, hijos míos, decidíos de nuevo por la conversión y que la santidad reine en vuestras vidas. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de diciembre de 2020

“Queridos hijos: Os traigo al Niño Jesús que os trae la paz, Él, que es el pasado, el presente y el futuro de vuestro vivir. Hijos míos, no permitáis que se apaguen vuestra fe y la esperanza en un futuro mejor, porque habéis sido elegidos para ser testigos de esperanza en cada ocasión. Por eso estoy aquí con Jesús para que os bendiga con Su paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje anual del 25 de diciembre de 2020 a Jacov

“Queridos hijos, también hoy Jesús está aquí a vuestro lado. Aun cuando pensáis que estáis solos y no hay luz en vuestra vida, Él está ahí y nunca os ha dejado ni se ha alejado de vosotros. La luz de Su Nacimiento ilumina este mundo y vuestra vida. Su Corazón está siempre abierto para recibir cada sufrimiento vuestro, cada tentación, miedo y necesidad. Sus manos están extendidas hacia vosotros para abrazaros como un padre y deciros lo importante que sois para Él, cuánto os ama y se preocupa por Sus hijos. Hijos míos, ¿vuestro corazón está abierto a Jesús? ¿Habéis puesto vuestra vida completamente en sus manos? ¿Habéis aceptado a Jesús como vuestro padre, a quien siempre podéis acudir y encontrar en Él consuelo y cuánto necesitáis para vivir la verdadera fe?.

Por eso, hijos míos, entregad vuestro corazón a Jesús y permitid que gobierne vuestras vidas, porque solo así podréis aceptar el presente y podréis enfrentar el mundo en el que hoy vivís. Con Jesús, todo miedo, sufrimiento y dolor desaparece, cuando vuestro corazón acepta Su voluntad y todo lo que llega a vuestra vida. Jesús os dará la fe para aceptarlo todo y nada os alejará de Él, porque os toma firmemente de la mano sin permitir que os alejéis y os perdáis en los momentos difíciles, porque Él se ha convertido en el Señor de vuestras vidas. Os bendigo con mi bendición maternal”.

Mensaje del 25 de noviembre de 2020

“Queridos hijos, este es un tiempo de amor, de afabilidad, de oración y de alegría. Rezad, hijos míos, para que el Niño Jesús nazca en vuestros corazones. Abrid vuestros corazones a Jesús que se da a cada uno de vosotros. Dios me ha enviado a ser alegría y esperanza en este tiempo. Y yo os digo: sin el Niño Jesús no tenéis la ternura ni el sentimiento del Cielo que están escondidos en el Recién Nacido. Por eso, hijos míos, trabajad en vosotros mismos. Al leer la Sagrada Escritura descubriréis el nacimiento de Jesús y la alegría, como en los primeros días que Medjugorje dio a la humanidad. La historia será verdadera: lo que también hoy se repite en vosotros y en torno a vosotros. Trabajad y construid la paz a través del sacramento de la Confesión. Reconciliaros con Dios, hijos míos, y veréis milagros en torno a vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de octubre de 2020

“Queridos hijos, en este tiempo os llamo a regresar a Dios y a la oración. Invocad la ayuda de todos los Santos con el fin de que sean para vosotros ejemplo y ayuda. Satanás es fuerte y lucha por atraer cuantos corazones sea posible. Quiere la guerra y el odio. Por eso llevo tanto tiempo con vosotros, para conduciros por el camino de la salvación, hacia Aquel que es el Camino, la Verdad y la Vida. Hijos míos, regresad al amor a Dios y Él será vuestra fuerza y vuestro refugio. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de septiembre de 2020

“¡Queridos hijos! Estoy con vosotros durante tanto tiempo porque Dios es grande en Su amor y en mi presencia. Os invito, hijos míos: regresad a Dios y a la oración. Que el amor sea la medida de vuestra vida, y no olvidéis, hijos míos, que la oración y el ayuno hacen milagros en vosotros y a vuestro alrededor. Que todo lo que hagáis sea para la gloria de Dios; entonces el cielo llenará vuestro corazón de alegría y sentiréis que Dios os ama y que me está enviando para salvaros y salvar la tierra en la que vivís. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de agosto de 2020

“Queridos hijos: este es un tiempo de gracia. Estoy con vosotros y os llamo nuevamente, hijos míos: regresad a Dios y a la oración hasta que la oración se convierta en alegría para vosotros. Hijos míos, no tendréis futuro ni paz mientras en vuestra vida no iniciéis la conversión personal y un cambio hacia el bien. El mal cesará y la paz reinará en vuestros corazones y en el mundo. Por eso, hijos míos, orad, orad, orad. Estoy con vosotros e intercedo ante mi Hijo Jesús por cada uno de vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de julio de 2020

“¡Queridos hijos! En este tiempo turbulento, en que el demonio está cosechando almas para atraerlas hacia sí, os llamo a una oración perseverante para que en la oración descubráis al Dios del amor y de la esperanza. Hijos míos, tomad la cruz en vuestras manos. Que ella sea para vosotros estímulo de que el amor triunfa siempre, especialmente ahora que la cruz y la fe son rechazadas. Con vuestras vidas, sed reflejo y ejemplo de que la fe y la esperanza aún están vivas y que un mundo nuevo de paz es posible. Estoy con vosotros e intercedo por vosotros ante mi Hijo Jesús. ¡Gracias por haber respondido mi llamada!”

Mensaje del 25 de junio de 2020

“Queridos hijos: escucho vuestras súplicas y oraciones e intercedo por vosotros ante mi Hijo Jesús, que es el Camino, la Verdad y la Vida. Hijos míos, regresad a la oración, abrid vuestros corazones en este tiempo de gracia y emprended el camino de la conversión. Vuestra vida es pasajera y sin Dios no tiene sentido. Por eso estoy con vosotros, para guiaros hacia la santidad de la vida, para que cada uno descubra la alegría de vivir. Hijos míos, os amo a todos y os bendigo con mi bendición maternal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de mayo de 2020

“Queridos hijos: orad conmigo para que todos vosotros tengáis una vida nueva. En vuestros corazones, hijos míos, sabéis lo que hay que cambiar: regresad a Dios y a Sus Mandamientos, para que el Espíritu Santo pueda cambiar vuestras vidas y la faz de esta tierra, que necesita de una renovación en el Espíritu. Hijos míos, sed oración para todos los que no oran, sed alegría para todos los que no ven una salida, sed portadores de luz en la oscuridad de este tiempo turbulento. Orad y pedid la ayuda y la protección de los Santos, para que también vosotros podáis anhelar el Cielo y las realidades celestiales. Estoy con vosotros y a todos os protejo y bendigo con mi bendición maternal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”

Mensaje del 25 de abril de 2020

“¡Queridos hijos! Que este tiempo sea para vosotros una exhortación a la conversión personal. Hijos míos, orad en soledad al Espíritu Santo para que os fortalezca en la fe y en la confianza en Dios, con el fin de que podáis ser testigos dignos del amor que Dios os regala a través de mi presencia. Hijos míos, no permitáis que las pruebas endurezcan vuestro corazón y que la oración sea como un desierto. Sed un reflejo del amor de Dios y testimoniad con vuestras vidas a Jesús Resucitado. Estoy con vosotros y os amo a todos con mi amor maternal. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”